Chile debiera fomentar la energía geotérmica y la concentración solar de potencia

cerro

Fuente: BNAmericas

Chile tiene que cambiar su debate regulatorio si quiere fomentar el desarrollo de proyectos de energía limpia que puedan ayudar a estabilizar y gestionar una red 100% renovable.

Si bien los proyectos eólicos y solares pueden superar a todas las demás fuentes de energía solo por sus bajos precios, otras tecnologías, como la concentración solar de potencia (CSP) y la generación geotérmica, que pueden proporcionar servicios valiosos a la red, necesitarán que esos servicios sean debidamente reconocidos y remunerados, según un panel organizado por la asociación local de energía solar concentrada, ACSP.

El director de regulación de la consultora Valgesta Energía, Andrés Romero, dijo que el retiro de los activos de generación a carbón en Chile, junto con la menor disponibilidad esperada de hidroeléctricas debido a la sequía, presionarán el sistema eléctrico si los servicios que estas unidades brindan a la red no se reemplazan.

“Los desafíos son de inercia, de rampa, de contingencia frente a una menor disponibilidad de lo que vaya quedando de GNL: estabilidad de la red. Esas son las discusiones que deberíamos estar teniendo en torno a las modificaciones a nuestro mercado de potencia y la creación de un mercado de flexibilidad”, dijo Romero al panel.

La formación de tales mercados permitiría que distintas alternativas tecnológicas, incluida la CSP, ofrezcan estos servicios que el sistema va a requerir de la manera más eficiente y limpia posible. “Una CSP no va a competir en términos de precio de energía con una eólica o una fotovoltaica al menos en los próximos 10, 15 años, debe tener componentes de ingreso que reconozcan el aporte de inercia y el aporte de rampa que esa planta puede hacer”, añadió el ejecutivo.

Hasta ahora, si bien Chile ha experimentado un notable desarrollo de la capacidad eólica y solar durante la última media década, tecnologías como la geotermia y la concentración solar solo se han utilizado en unos pocos proyectos.

En el caso de la generación geotérmica, el desarrollo en Chile ha sido impulsado por Enel en sociedad con la estatal Enap a través del proyecto de US$420 millones Cerro Pabellón, una planta de 81MW compuesta por tres unidades construidas sucesivamente en la Región de Antofagasta. En sus primeras etapas, el proyecto se benefició de un acuerdo de financiamiento de US$30mn para exploración geotérmica a través de un plan gubernamental destinado a eliminar los riesgos de la construcción de plantas geotérmicas.

En términos de concentración solar, el proyecto insignia de Chile y la única unidad hasta ahora que ha entrado en funcionamiento en América Latina es Cerro Dominador (en la foto), planta de US$1.400mn en la Región de Atacama que entró en operación este mes. Se trata de una unidad híbrida compuesta por una planta fotovoltaica de 100MW y una termosolar con 110MW de capacidad.

Este proyecto ganó un PPA en la licitación de Chile de 2014 para abastecer a las distribuidoras de energía, cuando los precios adjudicados promediaban los US$108/MWh, muy por encima de los adjudicados posteriormente. En 2017 se registró el precio promedio de adjudicación más bajo en la historia del país, de US$33/MWh, debido a las rápidas reducciones de costos en proyectos eólicos y solares.

Sin embargo, los desarrolladores de Cerro Dominador han dicho en el pasado que los costos de instalar un proyecto de CSP en el país se han reducido drásticamente en los años intermedios y es probable que presenten nuevas iniciativas en las próximas subastas de energía.

La próxima convocatoria recibirá ofertas el 5 de agosto luego de varios retrasos debido a la pandemia COVID-19, como informó BNamericas anteriormente.

Según el profesor de la Universidad de Stanford, Mark Jacobson, si Chile lograra una red 100% renovable, su composición sería aproximadamente 45% solar, 42% eólica, 9% hidroeléctrica y hasta 4% geotérmica, si el país es capaz de desarrollar sus grandes potencial en esa tecnología.

“Chile tiene una radiación solar muy intensa en partes del país donde podría haber energía solar concentrada. Así que eso jugará un papel importante, además de la energía fotovoltaica”, manifestó dijo Jacobson durante el panel. En conjunto, todos estos proyectos ocuparían alrededor de una cuarta parte del 1% del territorio nacional.

Jacobson también agregó que si todo el consumo de energía en Chile estuviera completamente electrificado, la demanda total de energía caería 48% debido a las eficiencias agregadas.

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest

Leave a Comment

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *